Con el constante crecimiento de las redes sociales, como Facebook o Twitter, está cambiando la manera con la que los usuarios acceden a las fuentes de información que les interesan, y empiezan a ser fuentes de tráfico más relevantes que los propios buscadores o agregadores de noticias (Google Reader). Antonio Ortiz lo explica mejor que yo.

Alrededor de estas redes sociales está creciendo un gran ecosistema de aplicaciones que podemos utilizar para publicar automáticamente en éstas los contenidos generados en nuestro sitio web o blog, generando tráfico a través de nuestros contactos, amigos y/o seguidores. En este post explicaré con el ejemplo de este mismo blog cómo podemos hacerlo, aunque hay varias maneras de llegar al mismo objetivo.

push_rss
Imagen by: www.twitterfeed.com

Primero, pongo el esquema de los pasos que seguiremos para configurar la integración entre nuestro blog, Facebook y Twitter, junto con las aplicaciones que intervienen, y a continuación iremos detallando cada paso concreto:

DiagramaWeb2.0

Paso 1: Publicación del artículo

paso1

En primer lugar, escribiremos el artículo o crearemos la nueva página en nuestra web. En nuestro caso, es un artículo de un blog en Blogger, pero nos vale cualquier otro gestor de blogs (WordPress, etc.). Lo importante es que podamos generar un feed RSS a partir de nuestros contenidos.

Paso 2: Generación de un feed RSS

paso2

Si estamos escribiendo un blog, nuestro gestor seguramente ya dispondrá de un feed RSS automáticamente de nuestros artículos. Este feed será la base que utilizaremos para actualizar los contenidos de Facebook y Twitter.

Con el propio feed generado por el gestor sería suficiente, y podemos seguir con el paso 3, pero yo prefiero pasar antes por Feedburner para optimizar el feed generado y aprovechar otras ventajas que nos ofrece (estadísticas de suscriptores, integración con AdSense, p.ej). Además, Feedburner es propiedad de Google y eso siempre nos ayudará con nuestro posicionamiento en el buscador. Crear un feed es muy sencillo y os lo dejo para que lo probéis por vuestra cuenta.

Por cierto, Feedburner también permite integrar con Twitter directamente, pero yo prefiero centralizar la integración en la siguiente herramienta que ahora veremos, y luego explicaré el por qué.

Paso 3: integración con Facebook y Twitter

paso3

Twitterfeed es la herramienta que se encargará de enviar las actualizaciones de nuestra página, a través del feed, a las redes sociales que queramos, en este caso Facebook y Twitter. El registro es gratuito y es muy sencilla de utilizar. Este paso lo explicaremos con más detalle puesto que es el objetivo final del artículo.

Una vez nos hemos registrado, crearemos un nuevo feed. En el primer paso tenemos las opciones básicas, donde le daremos un nombre y pondremos la URL de nuestro feed RSS (ya sea el original o el de feedburner, como es mi caso):

tf1

Es muy interesante también desplegar las opciones avanzadas, donde destaca la posibilidad de utilizar Bit.ly como utilidad gratuita para acortar los links que se generen a nuestro blog, y de la que luego hablaremos con un poco más de detalle. Requiere disponer de un usuario y una clave del API de Bit.ly, con lo que es conveniente registrarnos ahora antes de seguir con el tutorial (una vez registrado, la clave del API aparece aquí):

tf2

En el paso 2, configuraremos los servicios a los que deseemos postear nuestro feed, donde principalmente encontramos a Facebook y Twitter, donde enlazaremos Twitterfeed con nuestras cuentas, y opcionalmente podremos configurar los UTM tags que nos permitirán distinguir el tráfico desde Google Analytics entre el proveniente de Facebook y el de Twitter. Con ello, ya tendremos conectados nuestros posts con estas redes sociales:

tf3

Opcionalmente, Twitterfeed también permite el envío del feed a otros servicios como hellotxt o ping.fm, que nos permitirán llegar a muchos más servicios y aplicaciones, de entre los que podría destacar LinkedIn, como red social de contactos profesionales, aunque esto ya dependerá de la temática y alcance de nuestro blog o página que estemos promocionando.

tf4 Por cierto, a través de cualquiera de estos servicios también se puede publicar tanto en Twitter como en Facebook, y hay que tener cuidado de no duplicar las publicaciones entre varios servicios, pero yo prefiero centralizarlo en Twitterfeed por el uso integrado que hace de Bit.ly y las estadísticas adicionales que nos proporciona y que ahora comentaremos.

Paso 4: Comprobación de los resultados

Una vez configurado Twitterfeed, empezarán a aparecer nuestros posts en ambas redes sociales, y por tanto, en Bit.ly aparecerán las estadísticas de los enlaces generados:

bitly

Y ahora explico por qué prefiero concentrar la generación de los enlaces en Twitterfeed y descartar las opciones de Feedburner (para Twitter) o ping.fm, y es porque de esta manera tengo centralizadas las estadísticas de los clicks que se generan a través de este sistema, además de que proporciona integración con los UTM tags de Google Analytics, ya para usuarios avanzados en esta aplicación de Google. Como ejemplo, muestro las estadísticas de los enlaces a uno de los posts de mi blog (sin demasiado éxito, por cierto):

clicks
Estadísticas en Twitterfeed

 

bitlystats
Estadísticas en Bit.ly

Como detalle, comentar que por cada post, en bit.ly y en Twitterfeed, nos aparecerán dos enlaces: uno para Facebook y otro para Twitter, y esto es porque por defecto, Twitterfeed utiliza el UTM tag “medium” para indicar dónde se publica el post, lo que nos genera urls diferentes. Si no vamos a utilizar UTM tags podemos unificar este valor en la configuración de Twitterfeed tanto para Facebook como para Twitter y así sólo tendremos un único link en Bit.ly.

Resumen

Cada día se están utilizando más las redes sociales para estar informados de las últimas publicaciones que nos interesan (sobretodo Twitter para acceder a las últimas noticias). Prácticamente todos los medios de comunicación y blogs especializados utilizan estos medios para generar tráfico a sus webs, utilizando el sistema que expongo en este post, o con alguna variación.

Con estos sencillos y gratuitos pasos podemos conseguir que nuestra publicación llegue directamente a nuestra red de contactos y recibir más tráfico a través de ella, generando backlinks hacia nuestra página desde éstas.

Si todo funciona bien, podréis encontrar un enlace a este post en mi cuenta de Twitter, o en Facebook si somos amigos.

Aunque éste pretenda ser un blog sobre tecnología y desarrollo, no puedo dejar de compartir mi reciente mala experiencia como nuevo cliente de iBanesto.com, sobre cómo hacer que un nuevo cliente se arrepienta rápidamente y vuelva con su banco anterior desde el mismo proceso de alta.

Publico a continuación la carta de queja que he enviado a la entidad, con fecha 03/02/2010, exponiendo mi caso:

Habiendo conocido su producto “Cuenta Azul”, con un interés del 3,10% hasta el 1 de junio, procedo a solicitar su contratación, y por tanto, a darme de alta como cliente de su entidad, el pasado 5 de enero. Finalmente, después de recibir los contratos y devolverlos firmados a través de una oficina física de Banesto (por agilizar los trámites) recibo la confirmación de la activación de la cuenta el 18 de enero. En este punto empieza mi primera desilusión: 2 semanas para contratar un producto me parece excesivo, más si cabe que la fecha límite de la promoción es fija. Por lo tanto, ya llevamos 2 semanas perdidas de rentabilidad.

Si bien esta demora me causa cierta insatisfacción, puedo llegar a comprender sus motivaciones, porque el envío de los contratos lleva su tiempo. Lo que realmente me molesta, y provoca esta carta de queja, es el siguiente paso:

Una vez recibida la activación de la cuenta, les solicito me indiquen las claves de acceso a la misma, puesto que en ningún momento se me indicó que no iba a disponer de ellas a la vez que se activaba la cuenta. Como podrán comprender, no voy a realizar el traspaso de mis fondos a una cuenta a la que no tengo acceso. Es de sentido común. De momento, los 100€ de la OTE no están disponibles para mi sin las claves de acceso.

En respuesta a mi solicitud recibo un correo el mismo día 18 de enero que cito textualmente:

“En relación al correo electrónico recibido, informarle que sus claves se le emiten al domicilio por correo ordinario automáticamente a los 2-3 días de la activación de la cuenta, por lo que en unos 5-6 días hábiles le llegarán a su domicilio por correo ordinario 3 sobres en días distintos por seguridad con el Código de Usuario, Clave Personal y Clave de Firma.”

De acuerdo, 5 o 6 días adicionales. Las 2 semanas iniciales de demora se convertirán en 3. Decido esperar unos días a recibir las claves, pero éstas no han llegado a fecha de hoy a mi domicilio. Ayer, 2 de febrero, casi 1 mes después de iniciar el proceso de alta, me decido a llamar al número de atención al cliente para obtener alguna respuesta, y mi desazón alcanzó su cota máxima. Una amable señorita me indica que:

“La información que le dieron es incorrecta. NO SON 5 o 6 DÍAS. LAS CLAVES TARDAN UNAS DOS SEMANAS DESDE LA ACTIVACIÓN DE LA CUENTA. SEGÚN LOS DATOS QUE FIGURAN, SE ENVIARON EL 21 DE ENERO, ASÍ QUE USTED LAS RECIBIRÁ A LO LARGO DE ESTA SEMANA”.

Es decir, que ya llevo 4 semanas de demora, y ahora se le añade el tiempo que tarde en recibir las claves en esta semana, más el tiempo que se tarda en traspasar fondos de una entidad a otra. Total: 5 semanas perdidas de rentabilidad.

Finalmente, mi incredulidad fue superada cuando la misma señorita me indicó que “usted puede ir a una oficina física de Banesto y le darán las claves al instante”. Y yo respondo “¿y eso no me lo podían haber indicado el mismo día que me activaron la cuenta??!!!!” Todo esto me ha supuesto una demora final de unas 5 semanas, que haciendo cuentas suponen una pérdida del 20% de la rentabilidad esperada que no voy a recuperar.

Resumiendo:

– El proceso de alta es lento, engorroso y hace perder rentabilidad a los nuevos clientes, sobretodo al contratar un producto con fecha límite.
– No proporcionan información clara ni suficiente sobre el envío de las claves de acceso, y además es errónea.
– He perdido 5 semanas potenciales de rentabilidad, que con un producto de tan corta vida (unas 19 semanas) me supone una pérdida de un 20% en la rentabilidad, que no es lo que uno espera de su entidad financiera.
– Por todo esto, mi confianza en su entidad es muy baja y será muy difícil que continúe con ustedes a partir del 1 de junio.

Aún no he recibido respuesta, pero creo que tengo bastante claro que a partir del 1 de junio, mis ahorros cambiarán de entidad, y habrá que ver quién es el mejor postor de aquí a entonces. Eso sí, empezaré la migración con un mes de antelación, por si las moscas…

Actualizaré el post si obtengo respuesta y es digna de mención.